La fase de documentación a lo largo del proceso de traducción es clave para entregar a nuestro cliente una traducción de elevada calidad. En este artículo nos centraremos en una traducción económica Inglés-Español. En concreto, trataremos la traducción de unas cuentas anuales, balances de situación y cuentas de pérdidas y ganancias de una empresa.

Dado que la traducción se hará hacia el español, el traductor de este encargo debe ser nativo de lengua española y poseer una elevada formación o experiencia en economía, finanzas y comercio. Asimismo, será nuestra obligación pedirle al cliente toda la documentación de apoyo posible como cuentas y balances de años anteriores. Otra forma de documentarnos será a través de internet leyendo artículos periodísticos, revistas especializadas, diccionarios, folletos informativos, etc… Toda la documentación que acabamos de mencionar la podemos encontrar del mismo modo en papel. Es decir fuera de internet.

En los últimos años, hemos visto como la fuente de información de internet se ha ido ampliando cada más. También podemos encontrar bases de datos terminológicas especializadas como Eurodicauton que es la base de datos en línea más grande la UE.

De este modo, cuando un cliente nos acepte un encargo de traducción Inglés-Español ya sabemos dónde podremos buscar toda nuestra documentación de apoyo y cómo estructurarla.

Por último, es importante mencionar que debemos cotejar la información que obtengamos en la fase documental de nuestro proceso de traducción. Las fuentes de donde hemos obtenido la información deben ser fidedignas y de confianza. No podemos tomar como bueno lo primero que leamos. En la fase de documentación debemos investigar todo lo posible con el objetivo de tener claro cada uno de los términos que queramos traducir. Con esto conseguiremos que en las traducciones sean de una calidad muy elevada y que nuestro cliente siempre cuente con nosotros.