Cuando enviamos nuestro Currículum Vitae a una empresa, es de vital importancia poner todos los datos claros, entre ellos,  los idiomas cobran cada  vez más protagonismo y por tanto no debemos dejar lugar a duda sobre cuál es nuestro nivel real de idiomas, sea cual sea el puesto al que postulamos.

Aunque parezca tarea sencilla, con frecuencia nos llegan currículos en los que en lo relativo a los idiomas no queda nada claro, algo que resulta especialmente grave teniendo en cuenta que en el CV de un traductor o intérprete, su nivel de idiomas es uno de los datos más relevantes.

Frases como “tengo muy buen nivel de alemán porque viví 6 meses en Alemania” no dice absolutamente nada sobre el nivel de idioma del traductor. Tampoco aclaran demasiado los tan frecuentes “nivel alto”, “nivel muy alto” etc. Lo más aconsejable es ceñirse al sistema europeo de referencia que muestro a continuación:

NIVEL

SUBNIVEL

CORRESPONDENCIA

A

A1

Principiante

A2

Elemental

B

B1

Preintermedio

B2

Intermedio

C

C1

Preavanzado

C2

Avanzado

En caso de que existan condiciones especiales que puedan influir en el nivel del idioma, como por ejemplo, el haber vivido en diferentes países, es importante indicarlo  a parte, en una carta de presentación, para que se tenga en cuenta a la hora de valorar la candidatura del postulante.

Para un traductor además, el Currículum Vitae es una primera carta de presentación sobre la calidad de su trabajo, de modo que no pueden haber nunca faltas de ortografía, diferentes tipos de letras, en el caso de que se haya traducido, resto de texto sin traducir etc.

En Dixit sólo contratamos a traductores que nos ofrezcan la máxima calidad en nuestras traducciones por lo que solo nos quedamos con los currículos cuya presentación es impecable.