En todo tipo de traducciones es imprescindible tener en cuenta el contexto, pero es en la traducción de series de televisión donde hay que tener especial cuidado al respecto. Si el traductor está traduciendo el séptimo capítulo de la quinta temporada de una serie, es importante tener en cuenta el contenido de los capítulos de cada una de las temporadas anteriores a los que podrían hacer referencia. De lo contrario puede haber errores de traducción como ocurre en el siguiente ejemplo de la sexta temporada de la serie “Sexo en Nueva York”:

La protagonista Carrie Bradshaw sabe que su actual novio tiene o un hijo o una hija y quiere saber si se trata de una chica o un chico. No se atreve a preguntarle directamente por  el sexo, por lo que decide reformular la pregunta en otra diferente. En inglés hace la pregunta “How old is__?” (“¿Cuántos años tiene___?”) con la intención de que su novio termine la pregunta con “she” (“ella”) o “he” (“él”) y así obtenga la respuesta a su verdadera pregunta sobre el sexo del hijo.  En la versión española se pierde esta intención pragmática ya que la pregunta que formula ella se traduce como “¿Cuántos años….?”, omitiendo “tiene”. El novio termina la pregunta con “tiene”, omitiendo el sujeto ‘él’/’ella’.  Por lo tanto, en este caso la pregunta sobre si el novio tiene una hija o un hijo queda sin contestar.

La intención que tiene Carrie al formular la pregunta se conoce gracias a diálogos entre ella y sus amigas anteriores a esta escena en los que les explica que tenía la intención  de averiguar si su novio tenía una hija o un hijo. En este caso es bastante obvio que el error de la traducción se debe a la falta de consideración del contexto.