Hace poco publicamos un artículo sobre el peligro que supone el empleo de un traductor automático. Insertando un texto en una herramienta de traducción automática, la traducción suele estar muy lejos de ser satisfactoria. El significado tanto de las palabras como el de las frases depende del contexto en el que aparecen. Y las estructuras sintácticas son algo que el traductor automático no es capaz de reconstruir. Veamos por lo tanto qué pasa si traducimos este mismo texto con un traductor automático de español a chino y de vuelta a español.

El resultado es el siguiente:

Recientemente hemos publicado sobre el uso de la traducción automática de mercancías peligrosas. Insertar texto herramientas de traducción automática, la traducción es a menudo mucho que desear. Por lo tanto de acuerdo con el significado de las palabras que aparecen en el contexto de la frase. Y la estructura sintáctica es algo que la traducción automática no puede ser reconstruido. Deje lo tanto, si traducimos del español a China y regresó a España el mismo texto es traducido automáticamente por lo que sucede.

Como se puede observar, el texto resultante no solo es casi imposible de entender, sino que además, se han cambiado algunos sentidos y se añade información falsa, como por ejemplo “mercancías peligrosas” en la primera frase.

Si quiere traducir un texto, entonces cuente mejor con una persona física con criterio y formación en traducción, sobre todo si su intención es publicarlo. De lo contrario se arriesgará a perjudicar su imagen profesional.