Con el objetivo de realizar buenas traducciones de Inglés a Español es necesario contar con un buen equipo de traductores y revisores y desarrollar una correcta metodología de trabajo que permita garantizar una traducción de máxima calidad.
Existen traductores con excelente formación y experiencia que hacen buenas traducciones de inglés a español, ya que tienen una formación adecuada como traductores. Estos traductores conocen la cultura del texto original en su mayor parte y tienen un elevado conocimiento de su propia lengua lo que les permite expresarse de forma correcta en la lengua de destino.

Es primordial que los traductores siempre traduzcan hacia sus lenguas maternas dado que siempre conocerán mejor éstas que las lenguas de origen por mucho bilingüismo que posea con otra lengua.

En los casos en que los traductores de inglés a español no tienen experiencia y no cuentan con una buena formación en el ámbito de la traducción a nivel general, pueden surgir los siguientes errores:

– Errores sintácticos y gramaticales: Son aquellos relacionados la gramática del español, su mal uso y orden erróneo en las unidades de significado.
– Errores ortográficos: hacen referencia a la confusión u omisión de letras en las palabras como la b y la v, la doble l y la y, la falta de acentuación en las palabras o la omisión de letras como la h.
– Errores semánticos: son aquellos errores derivados de los campos semántico de las palabras y que ocurren por desconocimiento de las culturas tanto de la lengua de origen como de la lengua de destino.
– Abuso de los adverbios terminados en –mente en español por calcos del inglés y excesiva literalidad.
– Abuso y uso incorrecto de los gerundios.
– Falsos amigos o False friends: como traducir casualty por casualidad cuando significa víctima o eventually por eventualmente cuando significa finalmente o al final.
– Abuso de las voz pasiva: el español es una lengua en la que se utiliza claramente el sujeto en las frases o unidades de sentido. Sin embargo, el inglés utiliza la voz pasiva de forma habitual.
– Errores en las siglas: debemos buscar la equivalencia de una sigla en español proveniente del inglés, ya que generalmente la sigla es distinta en inglés que en español.
– Conversión de cifras: uso de las puntos en los miles y de comas en los decimales en español. En inglés se hace forma contraria. También hemos de adaptar los sistemas de medición anglosajones al sistema métrico decimal, tal y como se hace en español.
Estos son los errores más habituales que se cometen al traducir de inglés a español.