En Dixit realizamos interpretaciones de enlace en reuniones de negocios.

Según el lingüista Roman Jakobson, el lenguaje tiene las siguientes funciones: apelativa, referencial, emotiva o expresiva, poética, fática o de contacto y la función metalingüística.
Vamos a centrarnos un poco en una de estas funciones, por la importancia que tiene en la interpretación sobre todo en la interpretación consecutiva o en la de enlace.

La función expresiva consiste en que el emisor del mensaje expresa sus emociones, su estado de ánimo, incluso sus sentimientos. De esta forma el emisor ofrece al que escucha (receptor) sus deseos, sus voluntades y mucha más información, como el nivel social, el grado de interés que puede demostrar en lo que se está hablando en ese momento.

Todas estas percepciones son idénticas cuando se está traduciendo a alguien: el intérprete consecutivo debe “imitar” la entonación del que habla, porque así transmitirá todos lo que quiere expresar de forma subyacente el que habla.

Un buen intérprete debe considerar estos factores para que la interpretación sea un éxito, no traducimos robots, traducimos a personas que se comunican y quieren transmitir algo más que un “mensaje oral”. Por ejemplo, al traducir una ironía, si no se expresa con una mueca, un guiño, un gesto con la mano o una entonación especial de la voz, el receptor puede malinterpretar el mensaje.