La revisión, la última fase del proceso de traducción, ocupa el 10% de todo el trabajo del traductor, en cambio el proceso preparatorio a la traducción ocupa desde el 25% hasta el 50% de todo el proceso.

La fase de revisión puede influir mucho sobre el precio y la calidad del producto final y está considerada como una de las fases más importantes, sobre todo después de la introducción del “seguro de calidad” en las empresas en general y desde luego también en las empresas de traducción.

La revisión comporta la evaluación del texto traducido de manera autónoma, sin considerar el texto original y consiste en:

  • Control de la terminología y de la calidad de las informaciones
  • Control de la calidad de estilo (eliminar posibles interferencias del idioma fuente)
  • Control del uniformidad  estilística interna, sobretodo en caso de archivos de grandes dimensiones, traducidos por muchos traductores

La revisión también puede cumplirse por el mismo traductor; en este caso hablamos de “auto revisión”.

En Dixit, agencia de traducción e interpretación, prestamos mucha atención al proceso de revisión para que los textos finales sean de óptima calidad.