La traducción, conocida como tal es una de las profesiones más antiguas de la historia. Una de las primeras pruebas de traducciones escritas conocidas en la historia es la de la Piedra de Rossetta, en la que aparece escritura en egipcio jeroglífico, egipcio demótico y en griego.

Los errores en la traducción, tampoco son solo cosa del presente, un ejemplo histórico de un error de traducción y sus consecuencias, se hace evidente observando al Moisés de Miguel Ángel, en la iglesia de San Pedro, en Roma.

En la estatua esculpida por el artista renacentista se observa que a Moisés le nacen cuernos en la cabeza. Todo indica que el incidente de las astas que luce Moisés se debe a un error de traducción al latín, en el que se confundió “karan” que significa rayos de luz con “keren” que significa cuernos.

El caso del Moisés de Miguel Ángel es un claro ejemplo de cómo un pequeño error de traducción puede llegar a tener consecuencias de grandes magnitudes. Si quieres evitar este tipo de problemas en tus traducciones, déjalas en manos de profesionales; en Dixit, revisamos nuestras traducciones con precisión asegurándote siempre la máxima calidad.