La traducción literal es un método de traducción que permite de trasladar el significado del texto de origen de una manera exactamente igual en el texto de llegada, manteniendo las mismas características lingüísticas y de estilo.
En estos casos hay que encontrar una correspondencia de conceptos y de funciones a nivel de palabras.
Gracias a la máxima adhesión con el texto de origen, el traductor tiene la posibilidad de conseguir unos resultados más eficaces con el mínimo gasto de recursos. Las estrategias de la traducción literal constituyen uno de los procedimientos primarios que el traductor tiene a disposición para dedicarse más a los verdaderos problemas de traducción.

Este método de traducción es el más utilizado en el sector de la traducción técnica (médica, farmacéutica, etc..)