Sea cual sea el idioma al que se pide la traducción: árabe, chino, inglés, francés, turco o serbio,  un texto por escrito siempre tiene el objetivo de transmitir una idea, comunicar algo, expresar un sentimiento, animar a que se compre un servicio o un producto, informar, etc.
¿Cómo lograr que el texto traducido refleje  la idea subyacente del escrito?
El traductor siempre debe tener en  cuenta y ser consciente del país al que va dirigido, a sus costumbres, a su manera de comportarse, a sus expresiones, a giros o expresiones que puedan tener un doble sentido. Siempre hay que evitar las malas interpretaciones que pueda tener una frase.
La traducción no solo es el equivalente gráfico del lenguaje a otro idioma, hay mucha profundidad y matices que solo los conoce el nativo o el experto en una lengua y su cultura.

En Dixit lo saben nuestros traductores