La mayor parte de las empresas que cotizan en bolsa y las que no lo hacen requieren de servicios de traducción continuamente. Uno de estos servicios es la traducción jurada de sus cuentas anuales y balances de situación.

Las empresas que cotizan en bolsa están obligadas por ley a presentar sus cuentas anuales, balances de situación e información bursátil en español y en inglés de forma jurada. Esto mismo se aplica a aquellas empresas extranjeras que quieran cotizar en la bolsa española.

Para la realización de traducciones económicas de esta índole es importante tener en cuenta las reglas para separadores de miles y decimales en cifras tanto en el inglés como en español. En inglés los separadores de miles son las comas y los de decimales son los puntos. EN español ocurre justo lo contrario. Asimismo, debemos tener en cuenta que los billones y trillones americanos no se corresponden con los del resto del mundo y en concreto con los que utilizamos en español. Cuando las publicaciones en inglés americano hablan de billones el resto del mundo habla de miles de millones y cuando ellos hablan de trillones nosotros los hacemos de billones.

Es muy importante, prestarle atención a lo comentado anteriormente porque esto puede presentar problemas muy grandes a las empresas, gobiernos y otras entidades.
Asimismo, la traducción económica y bursátil es muy compleja dad la terminología especializada del sector. Un traductor económico y financiero debe estar completamente especializado en este tipo de traducción y familiarizado con la terminología objeto de traducción económica, financiera y de información bursátil o de bolsa.

La elaboración de glosarios de terminología económica y bursátil será de gran ayuda a la hora de realizar una buena traducción económica o financiera Inglés a Español.