Al realizar la traducción de grandes proyectos es muy importe elaborar un buen glosario. Este glosario nos será de gran utilidad para el proyecto en concreto que vayamos a traducir y para posteriores proyectos de traducción del mismo campo.

 El primer paso para crear un glosario es realizar un vaciado terminológico del contenido de la documentación que se va  a traducir.

 Veamos un ejemplo: la traducción económica Inglés-Español de un cuaderno de ventas con 300 páginas y un sinfín de términos cuya traducción es compleja, ambigua y dudosa. Lo que debemos hacer es presentar al cliente nuestras propuestas de traducción de los términos clave y que las valide. El cliente nos dará su feedback y de este modo tendremos con seguridad la traducción exacta de los términos que nos planteaban dudas.

 

 Una vez creado el glosario de traducción se distribuye entre el equipo de traductores profesionales para conseguir un estilo homogéneo y limpio y no varias traducciones para los mismos términos en un documento tan grande.

 Es importante crear glosarios de traducción por campos de trabajo (traducción financiera, jurídica, de marketing, médica, técnica, de ingeniería industrial, medioambiental o de software) o por clientes, dado que en numerosas ocasiones los clientes de un mismo sector o campo de trabajo pueden querer distintas traducciones para un mismo término.