Cuando pedimos presupuestos para una traducción pueden sorprendernos las grandes diferencias que encontramos en las tarifas que nos ofrecen tanto agencias como traductores freelance particulares.

Cierto es que con la crisis, como en todo, se han rebajado las tarifas de traducción. Sin embargo, una de las razones por las que encontramos a veces tarifas extremadamente baratas es por el intrusismo. Es muy frecuente que una persona que habla dos o varios idiomas ofrezca sus servicios como traductor a un precio muy económico.

El hecho de contratar a un traductor no profesional repercute en la calidad de la traducción y puede llegar a ocasionar muchos problemas.  Tenemos que tener en cuenta que un traductor se ha formado durante años en la universidad para poder ofrecer un servicio de calidad, que consiste en una primera fase de documentación, la fase de traducción y una última de revisión.  Además de traducir, muchas veces son necesarias pequeñas adaptaciones culturales, que un traductor no profesional desconocerá. Por tanto, cuando nos ofrezcan una tarifa muy por debajo de lo habitual debemos cuestionar la fiabilidad del servicio que nos van a proporcionar.

En Dixit solo trabajamos con traductores profesionales expertos en diferentes materias, para poder adaptarnos a las necesidades de todos nuestros clientes. Además, revisamos exhaustivamente todas nuestras traducciones para poder asegurar un servicio de máxima calidad.