Soy un intérprete simultáneo de Inglés hacia Español y viceversa, llevo 16 años trabajando como intérprete y, desde el principio de mi carrera laboral, me he centrado y especializado en un tema técnico: ingeniería de telecomunicaciones.

Me suelen contratar para exposiciones de nuevos productos a nivel internacional, o más bien cursos de formación para presentar el producto con todas sus funcionalidades, o también reuniones de empresas que quieren dar su nombre al producto final todavía en elaboración.

Mi trabajo de intérprete simultáneo conlleva una concentración y una atención que lo hace uno de los trabajos más duros y más difíciles que existan. Por supuesto no tengo la responsabilidad de un cirujano, pero el nivel de atención, creedme es lo mismo. Si me equivoco, aunque sea de una palabra, el mensaje que llega a mis oyentes  no va a ser el mensaje original que quería transmitir el ponente, y eso conlleva a una serie de errores seguidos que van a estropear toda la interpretación.

Suelo estar en una cabina de 2×2, con al lado otro compañero intérprete que me ayuda durante mi hora y vamos turnándonos de hora en hora para garantizar la máxima calidad de la interpretación. Sería imposible para mí tener el mismo nivel de atención después de una hora, no es humano.

En la segunda parte de la descripción de mi jornada típica, os contaré con más detalles, en que consiste mi trabajo dentro de la cabina 2×2.

Intérprete Simultáneo de la Agencia de Traducción e Interpretación Dixit.