Los falsos amigos, o palabras cognadas o engañosas, son términos de distintos idiomas que se aparecen mucho por su raíz y tienen una morfología parecida.

Estos términos, a la hora de traducir, pueden ser un problema para el traductor, que, si no presta mucha atención, puede caer en graves errores de traducción.

Afortunadamente, durante la carrera de traducción, el estudiante suele familiarizar mucho con este problema y, a la hora de traducir, este problema desaparece para el traductor profesional.
Por eso es muy importante que una traducción sea encargada a profesionales del sector y no a personas que presumen de saber muchos idiomas y de poder traducir.